Home / Arquitectura y construcción / Accesibilidad universal en edificios: ¿una ficción?

Accesibilidad universal en edificios: ¿una ficción?

La accesibilidad universal debería ser una realidad en todos los edificios residenciales desde el 4 de diciembre de 2017. Es lo que marcaba el RD 1/2013, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley General de Derechos de las Personas con Discapacidad y de su Inclusión Social. El plazo se ha cumplido y está lejos de ser una realidad. ¿Qué dice la normativa exactamente? ¿Qué adaptaciones deberían realizarse? ¿Qué situaciones pueden darse en las comunidades de propietarios? Vamos a responder a estas preguntas.

accesibilidad universal

¿Qué es la accesibilidad universal?

Tradicionalmente la accesibilidad se ha entendido siempre referida al entorno físico: que un espacio carezca de barreras arquitectónicas. Sin embargo, este concepto ha evolucionado y se ha ampliado a un ámbito más amplio. Así, el concepto de accesibilidad universal se aplica a bienes, productos, objetos, servicios… Un derecho que garantiza el principio de igualdad de oportunidades para cualquier ciudadano.

¿Qué dice la ley sobre discapacidad?

Cuando hablamos de la Ley sobre discapacidad, nos referimos a la Ley General de derechos de las personas con discapacidad y de su inclusión social Archivo pdf. Se abrirá en una ventana nueva.. Se trata de una ley muy completa, que abarca ámbitos como el de las telecomunicaciones, espacios públicos, edificación o empleo, entre otros.

Por lo que respecta a la edificación, las referencias precisas pueden encontrarse en el Código Técnico de la Edificación (CTE). Es en el documento básico de seguridad de utilización y accesibilidad, en su sección 9Archivo pdf. Se abrirá en una ventana nueva., dónde se establece cómo han de adecuarse las condiciones de accesibilidad en edificios.

Tanto desde el Ministerio de Fomento, como desde cada comunidad autónoma, se publican ayudas anualmente para realizar obras de conservación, mejora y accesibilidad, dirigidas a comunidades de propietarios y particulares. Sin embargo, a menudo resultan ser insuficientes o bien, de poca cuantía para hacer frente a la intervención.

Ahora se cumple el plazo que marcaba el RD legislativo 1/2013, por el cual el acceso al edificio y a la vivienda, así como a todas las zonas comunes del mismo deben ser accesibles a personas con movilidad reducida: jardines, piscinas, garajes, trasteros…

¿Qué implica esto? Pues que un vecino podrá solicitar a la comunidad de propietarios que se realicen las obras necesarias para garantizar la accesibilidad a su vivienda y al edificio en general.

Sin embargo, se trata de una medida de difícil cumplimiento, más todavía cuando se estima que un 70% de los edificios no son accesibles. Y, en muchos casos, no se trata de falta de voluntad de los propietarios, sino de una cuestión económica.

¿Cuáles son las intervenciones más frecuentes?

Hay diversas soluciones en materia de accesibilidad universal, en función de las características de la zona. Las más frecuentes son las siguientes:

  • Rampas: se trata de la solución más sencilla en portales con algunos escalones. Sin embargo, hay que tener en cuenta que no siempre es posible. La pendiente debe ser suave, por lo que solo sirve para pequeños desniveles.
  • Sillas salvaescaleras: en el caso en que haya escaleras con varios escalones y en los que no sea posible crear una rampa, son la opción a tener en cuenta. Se ubica una silla unida a un rail situado en paralelo a la escalera. El coste mínimo es de 1.900 €, pero podría aumentar si hay tramos con curvas o distintas pendientes que requieren de una solución a medida.
  • Plataformas elevadoras: se trata de una plataforma sobre la cual se adapta la silla de ruedas. El funcionamiento es similar al anterior, ya que la plataforma discurre sobre un rail. El precio de partida está sobre los 5.500 €, pero puede aumentar en función de la complejidad del espacio.
  • Elevadores verticales: en este caso, también es una plataforma para la silla de ruedas, pero se eleva de manera vertical. Esto implica un mayor espacio disponible para la instalación.
  • Ascensores: en edificios antiguos, suele ser una de las intervenciones más frecuentes y, también más costosas. El presupuesto dependerá del número de pisos y del espacio disponible, entre otros. Normalmente, ayuntamientos y comunidades autónomas conceden ayudas para su instalación.

Un vecino ha solicitado una intervención, ¿es obligatoria?

En principio, según la ley, la comunidad de propietarios está obligada a realizar los trabajos y obras necesarias para garantizar la accesibilidad universal.

Sin embargo, hay límites. Veamos qué dice la ley:

“Las modificaciones y adaptaciones necesarias y adecuadas del ambiente físico, social y actitudinal a las necesidades específicas de las personas con discapacidad que no impongan una carga desproporcionada o indebida, cuando se requieran en un caso particular de manera eficaz y práctica, para facilitar la accesibilidad y la participación y para garantizar a las personas con discapacidad el goce o ejercicio, en igualdad de condiciones con las demás, de todos los derechos”.

¿Cuáles son esos límites razonables que dice la ley? Se entiende en aquellos casos en que el importe por propietario no exceda un máximo de 12 mensualidades de los gastos de comunidad. Por ejemplo, una comunidad en la que el gasto mensual sea de 50 euros, cada propietario estará obligado a hacer frente a una derrama que como máximo será de 600 euros.

Si se excede ese límite, se podrá convocar una junta para votarlo y será necesaria mayoría simple. Otra opción, es que el vecino que haya solicitado la intervención asuma la diferencia entre el límite de las 12 mensualidades por vecino y el coste total. Si así fuera, la obra se realizaría y el resto de vecinos estarían obligados a pagar la derrama máxima.

¿Qué hacemos a partir de ahora?

La situación ideal sería que las propias comunidades de propietarios comenzaran los trámites para realizar las adaptaciones necesarias antes de que un vecino lo solicite. Debemos concienciarnos que estas adaptaciones no sólo benefician a personas con movilidad reducida, sino a todos nosotros. En un momento dado todos podemos necesitar de estas adaptaciones: la fractura de una pierna, la edad, llevando un carrito infantil…

Sin embargo, también es necesario una mayor implicación de las administraciones públicas en la dotación de ayudas para la realización de estas adaptaciones.

Si necesitas más información, puedes dirigirte a la consejería de tu comunidad autónoma para conocer los plazos de presentación para las ayudas. Aunque a menudo, también hay ayudas en el ámbito local, por lo que también puedes solicitar información en el ayuntamiento de tu localidad. El ministerio también suele convocar ayudas a la rehabilitación de edificios. ¡Infórmate de las posibilidades!

Summary
Accesibilidad universal en edificios: ¿una ficción?
Article Name
Accesibilidad universal en edificios: ¿una ficción?
Description
Todos los edificios residenciales deben ser accesibles, según el RD 1/2013, aunque está lejos de ser realidad. Hablamos sobre accesibilidad y arquitectura.
Author
Publisher Name
Tecnicoo
Publisher Logo

Comments

comments

About Sistemas

Check Also

casas prefabricadas

Casas prefabricadas de madera, hormigón y acero: futuro para todos los gustos

5 / 5 ( 30 votos ) El auge que han experimentado las casas prefabricadas …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *